Chente Ydrach: Los Dioses, una semana después