Paulo Londra alcanzó fama mundial desde las “batallas de gallos” en las plazas de Córdoba hasta llenar estadios.
El conflicto se debe a que el cordobés viajó a Colombia a firmar un contrato con Ovi On The Drums y con la productora Big Ligas.

 

En la letra chica, en la cláusula de copyright se indicaba que Big Ligas tenía los derechos exclusivos de todo lo que implique el uso de su voz.
Al mismo tiempo Paulo firmó con la Warner, es decir que todo lo que produzca sería de las dos discográficas.
Años después del gran problema legal el cantante hoy fue a juicio con Ovi On The Drums y lo ganó.
De este modo, Paulo Londra ya podrá cantar sin problemas y se espera que en los próximos meses se difundan nuevas canciones y streamings.